Ejercicios para el desarrollo de la velocidad del pensamiento para niños, jóvenes y adultos

¿Le ha sucedido esto a usted? Al desplazarse por la cabeza de las conversaciones que acaba de tener o de su participación en la discusión tormentosa, comprendió con desilusión que, desafortunadamente, solo ahora el argumento correcto o una réplica exacta llegaron a su cabeza. Y el tren, como dicen, ya se ha ido. ¿Qué determina la velocidad de la toma de decisiones y cómo desarrollar la velocidad de pensamiento?

Pasemos a la comparación simple. ¿Ha notado cuán diferente es la velocidad del flujo informativo de una película en una sala de cine y una serie en la televisión? Al hacer una película, los directores son conscientes de la situación en la que el público la verá y, en función de esto, eligen la velocidad adecuada para el desarrollo de la trama. En el cine, está completamente involucrado en lo que está sucediendo en la pantalla.

La velocidad a la que se presenta la información es tan alta que, para facilitar la percepción, eliminan los otros estímulos, apagando la luz en la sala. Por el contrario, en casa está viendo la serie en un ritmo medido, tiene la oportunidad de correr hacia el refrigerador en busca de algo sabroso, distraerse con una llamada telefónica y saber todos los eventos que ocurren en la pantalla.

El cerebro de diferentes personas también trabaja en diferentes ritmos temporarios. Alguien es guiado fácilmente en el flujo de información, cayendo sobre él como cuadros de una película de acción, y alguien es capaz de procesar solo la velocidad del tempo de la telenovela. La velocidad de procesamiento de la información disponible para una persona se denomina velocidad de pensamiento.

El desarrollo de la velocidad del pensamiento lógico es una de las direcciones del desarrollo de una mente disciplinada.

La velocidad del pensamiento está determinada por la velocidad del flujo de los principales procesos nerviosos: la excitación y la ralentización. Estas son características psicofisiológicas y no se ven afectadas por un simple esfuerzo de voluntad. Pero lo que realmente se puede hacer es lograr un aumento en la velocidad del procesamiento de la información con la ayuda del entrenamiento de su mente.

Entonces, aquí hay 10 ejercicios efectivos para el desarrollo de habilidades (la velocidad) del pensamiento.

1.       Escenario "Qué pasa si ..."

Preparándose para negociaciones difíciles o una reunión en la que se le pedirá que responda rápidamente a una situación que cambia rápidamente, piense de antemano en posibles escenarios. Pregúntese a si mismo qué dirá en respuesta a tal o cual pregunta, o cómo actuará en tal o cual situación, o cómo evitar la réplica de su oponente.

Tales entrenamientos son útiles porque le animan a construir en su cabeza modelos probabilísticos del futuro. Utilice un cálculo proactivo de posibles variantes de eventos como simulador, ya que, al imaginar una situación, puede acelerar o ralentizar arbitrariamente su razonamiento.

2.       Practique su discurso limpio

Todos nuestros “hm”, “cómo decirlo”, “bien” y otras palabras: los parásitos disminuyen el ritmo de nuestro razonamiento, diluyéndolos con sonidos que no contienen información útil. Primero, practique su observación registrando las palabras parasitarias en el discurso de sus interlocutores. Luego compare este discurso con el suyo. Encuentre similitudes. Y comience a entrenar, despacio pero de forma segura, limpie su discurso de palabras no informativas y sin sentido: simulacros.

Mientras su vocabulario esté lleno de la basura verbal, el ritmo de sus pensamientos será más lento que el que realmente puede hacer.

3.       Practique el pensamiento en otro idioma

Cuando tenga la oportunidad de discutir fuera de un marco de tiempo rígido, obligue a su cerebro a razonar en un idioma extranjero, no nativo. El proceso que está iniciando es similar a cómo se entrena a los monjes tibetanos. Al realizar varios ejercicios físicos con una carga, pueden realizar los mismos ejercicios sin una carga muchas veces más fácil y más rápido.

El mismo principio funciona aquí: obligar al cerebro a construir la lógica del razonamiento en un idioma no nativo, entrénalo para que luego pueda hacer lo mismo en su propio idioma mucho más rápido.

4.       Leyendo con un cronómetro

Lea el capítulo de cualquier libro lo más rápido posible. Anote el tiempo que necesita para leer. Ahora note la hora nuevamente y vuelva a contar rápidamente la información básica que acaba de leer. Realice este ejercicio regularmente, cada vez tratando de reducir el tiempo para leer y el tiempo para volver a contar la lectura. De esta manera desarrolla al mismo tiempo la velocidad de la percepción y la velocidad de reproducción de la información.

5.       Alfabeto de la velocidad

Tenga un papel del alfabeto. Piense lo antes posible 3 palabras que comiencen con cada letra del alfabeto: tres palabras en “a”, luego tres palabras en “b” y así sucesivamente hasta la letra “z”. Aumente gradualmente el número de palabras para llegar a un máximo de 10.

Para complicar este ejercicio, use el cronómetro nuevamente. Mida cuánto tiempo le toma recoger 30 palabras. Luego intente reducir este tiempo, acelerando el ritmo de ejecución de la tarea.

6.       Llamadas caras

A veces en el extranjero, el dinero para llamadas internacionales de teléfonos móviles termina muy rápido. Imagine que cada segundo de su conversación cuesta mucho dinero. Recordando la conversación que acaba de tener con alguien, tómela como una regla para repetirla mentalmente a fin de minimizar su tiempo. Piense cómo sería posible despejar esta conversación del ruido de información innecesaria, frases y preguntas innecesarias, sin las cuales sería posible prescindir.

Practique un diálogo comercial con cualquier persona si la situación lo permite. Imagine hablar por teléfono donde las llamadas son muy caras. Intente acelerar el diálogo, hable y piense más rápido de lo que normalmente lo hace. Enfóquese solo en el punto principal, seleccione solo las palabras más precisas, no se distraiga del tema, hable y responda rápidamente.

7.       Determine sus prioridades

Para practicar el pensamiento rápido, utilice la práctica de la priorización. Todo lo que tiene alrededor, con que hace contactos, que le rodea, puede clasificar de importante a opcional e inútil. El hábito del hacer ranking estructura su espacio de información personal.

Así como es fácil para usted encontrar las cosas necesarias donde están ordenadas en un cierto orden conocido, será fácil para usted buscar la información que necesita para tomar una decisión. Aunque esta recomendación difícilmente puede atribuirse a los ejercicios de desarrollo, seguirla significa preparar su cerebro con anticipación para tomar decisiones rápidas.

8.       Lea historias de humor

Y no sólo historias. También puede hacer una regla para mirar imágenes humorísticas. El sentido del humor siempre se asocia con una alta velocidad de respuesta a la situación. Además, la capacidad de ver la contradicción no obvia e identificarla en la redacción más vívida y precisa. Todo esto junto es la velocidad del pensamiento.

No solo lea o memorice chistes ingeniosos, sino que trate de entender de qué se tratan los chistes, ¿por qué causa la gente se ríe?

No menos beneficioso para su mente le traerá recoger una colección de juegos de palabras. Al acumular una experiencia de respuesta tan inusual, entrena su cerebro para producir algo similar en el momento adecuado.

9.       "Al revés"

Este ejercicio tiene algo en común con el ejercicio 3, pero hacerlo es mucho más fácil. Y, además, más divertido. Cuando levante una revista o un libro, o un periódico, gírelo para poder cambiar la parte superior e inferior y desplazarse, mirando las fotos que se encuentran allí.

Trate de entender lo que se muestra allí y hágalo lo más rápido posible. De esta manera entrena su cerebro para reconocer señales no obvias, para orientarse en la situación de los "desplazadores". Y, lo más importante, no estar satisfecho con la primera respuesta, sino profundizar en una evaluación más profunda de la situación. Puede colocar una imagen compleja "al revés" en el escritorio de su computadora.

10.   Cambio de velocidad

Es una cuestión de pensamiento rápido, y por eso vale la pena practicar para controlar la velocidad de sus procesos. Haga lo mismo, cambiando la velocidad de su implementación. Por ejemplo, pueda lavarse los dientes a diferentes velocidades, beber una capa de agua y leer una carta recibida por correo.

Intencionalmente, al acelerar y luego al desacelerar sus acciones, le enseña a su cerebro a trabajar en diferentes ritmos temporales. El rendimiento lento intente hacerlo gradualmente más lento. Y, por el contrario, la ejecución rápida acelere de vez en cuando.

 

Estos ejercicios no tendrán ningún efecto si no se realizan regularmente. Realizar una tarea todos los días estimulará el desarrollo de su cerebro en la dirección correcta.

 

Si realmente tiene la intención de resolver el problema, los ejercicios de cómo desarrollar la velocidad de pensamiento propuestos aquí le ayudará a:

  • responder rápidamente a una situación problemática,
  • no lamentar que la decisión necesaria vino tarde a la mente,
  • proteger su cerebro del envejecimiento prematuro y de enfermedades devastadoras, como la enfermedad de Alzheimer.

Leer más

¡Publica el artículo y obtiene 200 puntos!
Enviar